Viajando por un Sueño

¿La mejor playa de Sudamérica está en Venezuela?

Después de despedirnos de Caracas, de recorrer la Gran Sabana, subir al Roraima, y conocer Mochima, nos habían recomendado mucho pasar por Choroní.

Y para allí nos dirigimos. Hicimos base en Maracay con nuestros amigos incondicionales Alfredo y Raúl. Quienes ya forman parte de nuestra familia y a los que vamos a estar eternamente agradecidos ¡De pana!

Maracay dónde está y cómo llegar.

 

Desde Caracas está a poco más de 3 horas en bus, y generalmente es fácil llegar desde ahí o también desde Valencia. Es una ciudad relativamente grande y estratégicamente bien situada. Cerca de la capital y de las playas espectaculares del occidente del país.

 

Maracay sería nuestro punto base para ir a Choroní y a La Ciénaga de Ocumare. Dos lugares que teníamos que ir sí o sí.

 

Maracay primeras impresiones

 

Llegamos al mediodía, la terminal de Maracay es un poco como un laberinto. Nos encontramos y encontramos la pasarela, donde teníamos que tomarnos un carrito (bus, buseta) para irnos a encontrarnos con  los chicos.

 

Llegamos bien, sin problemas al centro de la ciudad. Nos encontramos con Alfredo y Raúl, charlamos y por la noche nos fuimos a recorrer la ciudad. Bizarro, sí, pero hermoso.

 

“La plaza Bolívar de Maracay de noche es hermosa”

 

Y se puede ir tranquilos porque está vigilada las 24 hs. En auto propio, claro.

Genial.

 

Qué hacer en Maracay

 

La ciudad no es suuuuper turística pero tiene algunas cosas interesantes para conocer.

Ir a la plaza Bolívar es una de ellas, tanto por la noche como por la mañana que se puede llegar en transporte público.

 

“Ver el teatro de Maracay iluminado por la noche es otro espectáculo”.

 

 

Pasear por el centro e ir al mercado son cosas que a nosotros nos encanta hacer para conocer mejor un lugar.

Es interesante los fines de semana pasear por el mercado libre de Maracay ya que hay mil puestos de frutas, verduras, carnes y pescados. Todo fresco.

 

 

También se puede ir a visitar a una momia. Sí, bueno no tan así pero sí. Está el cuerpo embalsamado de una monja en un convento del centro. Si preguntas seguro que la gente te ayuda a ir para allá.

La ciudad es tranquila, calurosa y está llena de centros comerciales como buenos venezolanos.

 

Tenemos que nombrar a los famosos pepitos de El Limón de los cuales nos alimentamos gran parte de nuestra estadía ahí (un pepito es tipo un sánguche de carne o pollo o mixto con todo lo que te puedas imaginar dentro). También debemos hacer un reconocimiento especial a los golfeados de esta ciudad que era una parada obligatoria para recuperar nuestro nivel de azúcar.

 

 

Choroní y la Ciénaga de Ocumare

 

Desde Maracay se puede ir a ambos lugares. Nosotros fuimos primero a Choroní, pero en realidad la distancia de uno u otro es prácticamente la misma.

 

Choroni, la puerta al cacao y a las playas de Aragua.

 

Choroní – Venezuela

 

Conocido por ser uno de los pueblos más seguros de Venezuela. Eso dicen, y damos fe que no hemos visto en otro lugar que estuvimos del país a más gente usando su smartphone o su portátil como en este pueblo.

Ahí en la calle, sin drama. Dicen que la gente del pueblo cuando empezó a haber delincuencia se unió para echarla. Y como solo hay una ruta para entrar y salir, sino agarraban al malandro en el pueblo lo agarraban entrando a Maracay. Y les funcionó.

 

No es que no pase absolutamente nada, pero no se puede comparar con otros pueblos o ciudades.

 

Cómo ir a Choroní

 

Desde la terminal el precio no es muy elevado, menos de 50 centavos de dólar cada uno.

Y aunque en coche propio se puede llegar en una hora y poco, en bus se tarda más. Unas 4 horas como mínimo y eso teniendo la suerte que el bus no se rompa.

En la terminal el bus no sale hasta que esté más o menos lleno. Y si está lleno debes esperar a otro. Recomendable ir temprano, para aprovechar el día si se va y se vuelve el mismo día. Mejor ir entre semana, habrá menos gente.

Nuestro bus pinchó una rueda. Sí en medio de la ruta en la montaña. Porque esa ruta es camino de montaña. Tuvimos que bajarnos y tomar otro mini bus y pagar de nuevo, pese que en un principio todos los del bus nos habíamos puesto de acuerdo en no pagar puesto que ya habíamos pagado el total de nuestro pasaje de bus.

 

Por fin llegamos a Choroní.

 

 

Puerto Colombia

El pueblo es muy pintoresco, es hermoso pasear caminando por las calles de casas de colores, o estar en Puerto Colombia contemplando el mar en el malecón/rambla/paseo marítimo.

 

 

“Imperdible ver el atardecer desde el cristo, se sube desde Puerto Colombia y tiene unas vistas espectaculares”.

 

Playas:

 

Choroní tiene algunas playas, la más conocida es playa grande. Es linda, tiene olas y es larga.

 

Playa Grande, Puerto Colombia, Choroní

 

Desde Puerto Colombia, se puede ir a playa grande y a Chuao caminando que es como una hora, aunque por el precio uno también puede ir en lancha.

Desde Puerto Colombia se toman las lanchas para cualquier otra playa. No son islas, son calas, playas que sólo se tiene acceso en lancha (excepto Chuao).

Las que son más famosas ahora son:

Tuja y Cepe. Son las más alejadas pero dicen que son un paraíso. Aguas transparentes y cómo si fueran piscinas y arena blanca. Esas te las debemos la lluvia no los dejó ir hasta allí.

Nosotros fuimos a Chuao, donde dicen hay el mejor cacao del mundo. Probamos su cacao, la verdad que es delicioso. Ahí puedes ir a la playa, que no es espectacular pero es linda, y lo bueno es que se puede subir al pueblo y recorrerlo. Además se puede acampar en la playa en Chuao.

 

 

 

Hospedaje en Choroní

 

A nosotros no nos tocaron días de sol, y estuvimos ahí 4 días.

 

 

Por suerte encontramos una posada familiar muy pintoresca y tranquila llamada Pescado Fresco, cerca de la plaza principal de Choroní, a 20 minutos a pie de Puerto Colombia donde está la playa y donde se toman las lanchas, eso sí, alejados de todo el ruido pero cerca. El precio, dos dólares la noche por habitación en ese momento. Muy razonable.

 

“Choroní: Un pueblo con esencia hippie, tranquilo y con playas espectaculares”

 

¿Te gusta lo que lees? Si no te quieres perder nuestras aventuras ni nuestros tips exclusivos para viajar únete a nuestra comunidad 😉 No enviamos spam, lo odiamos!!

 

Suscríbete a Viajando
Y llévate de regalo 14 trucos para saber cómo comprar vuelos online baratos

Todo lo que tienes que saber para comprar vuelos online sin caer en estafas y perder el tiempo. Ahorra tu dinero en el vuelo y gastatelo en el destino.

100% libre de SPAM

 

La Ciénaga de Ocumare

 

Nosotros fuimos y volvimos a La Ciénaga el mismo día. Se puede, generalmente en días de semana el último bus sale entre las 16 o 17 hs, aunque siempre es mejor verificar con el chófer del bus que te lleva.

Cómo ir a La Ciénaga de Ocumare

 

El bus se toma en la terminal de Maracay, en el mismo lugar que se toma para ir a Choroní o a Mérida por ejemplo. Pasa exactamente igual que para ir a Choroní. El bus sale cuando está lleno.

Recomendación si se va y se viene en el día ; levantarse pronto para tomar el bus en Maracay y llegar pronto a agarrar la lancha en Ocumare para ir a La Ciénaga.

Pronto es tomarse el bus tipo 7-8 am. Lo decimos por experiencia, sino no vas a aprovechar más de dos horas en La Ciénaga, y vale mucho la pena estar más tiempo.

 

En Ocumare

 

En el bus avisar al motorista que quieres ir para La Ciénaga. Porque a veces hacen una parada en una rotonda donde espera un carrito (así llaman al transporte local, es una furgoneta que hace de minibus) que te lleva directo a la Boca que es donde salen las lanchas a La Ciénaga.

Es cierto que desde Choroní se puede ir a La Ciénaga. Pero al ser más lejos el costo de la lancha aumenta.

Manglares Ciénaga Ocumare

Una vez en la Boca, como siempre, charlar el precio de la lancha hasta La Ciénaga. Subirse y disfrutar del camino, nosotros tenemos el teléfono de un lanchero de confianza que conocimos porque casi nos estafan… Una habla a veces demasiado y otras veces sirve para saber bien las cosas.

Esta vez hablamos cuánto habíamos pagado a la persona que nos conseguía la lancha. ¡Error! Siempre es mejor esperar directamente al lanchero y hablar con ellos del precio, si una persona te quiere “ayudar” va a cobrarte un poco más para llevarse su comisión. Eso fue lo que nos pasó a nosotros. Esa persona le dijo a los lancheros que habíamos pagado menos porque no teníamos dinero. Con lo que nos llevaban a La Ciénaga pero no nos hacían un paseo que a nosotros nos habían dicho que nos tenían que hacer.

 

Tal y como nos subimos le preguntamos a los lancheros por lo del paseo, nos explicaron la situación… nosotros les dijimos cuánto habíamos pagado… y aunque tardamos más en salir porque nos volvimos a la orilla para hablar con la persona a quién le habíamos pagado (que dijo que le habíamos pagado menos, lo cual hizo que todos nos enojáramos y quedara claro quién estaba estafando a quién) Una vez arreglada la situación esos mismos lancheros nos pasaron su teléfono de contacto para que no nos volviera a pasar esas cosas. Y nos recomendaron siempre pactar con los lancheros directamente para que no hayan “malos entendidos”.

La Ciénaga

 

 

La Ciénaga es de las playas más hermosas que hemos visto en Venezuela.

La gama de azules y verdes es una constante hipnótica que genera una hermosa felicidad desde lo más adentro del ser. Además el paseo, te lleva a recorrer los manglares cercanos y te cuentan historias de la zona. Luego te llevan a ver las estrellas de mar.

 

 

¡¡Ojo!! No hay que sacarlas del agua, si se sacan del agua se mueren. De verdad.

 

Además es mejor no tocarlas. El constante manoseo les genera estrés, este estrés les puede provocar la muerte también. De hecho, si dejamos de fomentar ese tipo de turismo, mejor. Vayan a los manglares, a las diversas playas, pero si se evita ir a ver las estrellas de mar, mejor. Eso fue lo que nosotros aprendimos, y decidimos no volver a fomentar.

 

 

 

Eso sí, si ves a una estrella de mar en el agua boca arriba, entonces agárrala (no la saques del agua) pero muévela con precaución de derecha a izquierda. Eso les hace que recuperen un poco de oxígeno si es que estaban mal heridas y puedan seguir su curso de vida. Hazlo un par de veces y luego déjalas. Increíblemente las estrellas de mar se mueven más rápido de lo que una se cree.

 

 

Conclusión

 

Nosotros nos lo pasamos genial por esa zona de Venezuela. Maracay la amamos con todo el corazón gracias a nuestros amigos. Salimos de fiesta por la noche a Valencia, tomamos café y fuimos a cenar varias veces, incluso ayudamos en su trabajo.

 

 

Desde ahí fuimos a Choroní, a La Ciénaga de Ocumare, a la Hacienda Santa Teresa (a probar el mejor ron del país) e incluso nos fuimos a Tucacas a pasar unos días y regresamos para desde ahí seguir hasta Mérida.

Fue una de las mejores experiencias que hemos vivido en este país tan maltratado sobretodo por los medios de comunicación.

Maracay tiene mucho que ofrecer. Choroní es agradable seguro y con playas y senderos impresionantes. Y qué decir de La Ciénaga de Ocumare, esa playa entró dentro de nuestro top ten de las mejores playas del continente.

 

 

Menos mal que pasamos por Maracay, nos hubiéramos perdido tanto…

Si has llegado hasta aquí y lo has leído todo, o la mayor parte 😛 te lo agradecemos.
Recuerda, si te ha gustado compártelo, si tienes alguna duda o nos quieres dejar un comentario, ¡¡hazlo!! Eso nos hace mucha ilusión, y es ¡¡gratis!!!
 
Y si nos quieres ayudar te dejamos un link para quien quiera, 🙂
Siempre decimos que los viajeros en motor tienen mucho apoyo de su comunidad, demostremos que los mochileros también!!


[piopialo vcboxed=»1″]Lo imposible sólo cuesta un poco más[/piopialo]
Salir de la versión móvil