Muchas veces recurren a nosotros amigos de amigos que quieren hacer un viaje a Europa y buscan consejo. Tanto nos han preguntado que más o menos hemos realizado un speach sobre como viajar un mes por Europa gastando lo menos posible que dice así:Todo mochilero que tenga pasaje de vuelta tiene que tener claro primero, qué se quiere visitar, cuánto se quiere gastar y qué se está dispuesto a hacer por ello. El 90% del dinero se suele ir en 3 cosas fundamentales: Hospedarse – Desplazarse – Alimentarse.

Comer en la calle es lo más barato.

Comer en la calle es lo más barato.

La opción más económica para dormir suele ser las habitaciones compartidas, las cuales tienden a ser caras e incómodas, por lo cual nosotros recomendamos por sobre todas las cosas hacer Couchsurfing. Es una plataforma donde los usuarios pueden ofrecer o solicitar un sofá de forma totalmente gratuita. No solo es útil por todo lo que se ahorra uno en hospedaje, sino que se tiene a un/a anfitrión/a que te puede aconsejar lugares o llevar a otros que no salgan en guías. Se tiene además la oportunidad de conocer de cerca a las personas locales con todo lo que eso aporta. Pero en caso de no utilizar ninguna plataforma (hay más, pero no las conocemos), la escala va entre, dormitorios compartidos (hemos llegado a dormir los dos en una cama y pagar solo una), hostels de habitación doble o simple, y luego ya irían los hoteles. La cadena de hoteles F1, en Francia, que suelen estar a las afueras de las grandes urbes, tiene habitaciones muy baratas e higiénicas.

La mitad del presupuesto se gasta en hospedaje, NO PAGAR POR ÉL ES LA CLAVE!

Para desplazarse por Europa en largas distancias la mejor opción son los aviones. Hay infinidad de compañías de bajo costo (Low Cost) que cubren los principales destinos de casi todos los países europeos a precios irrisorios. Para desplazamientos cortos o nacionales, dependerá del país pero el bus o el tren serán las opciones de pago. Se puede hacer dedo en casi todo el continente (desde un área de servicio vas a poder convencer a alguien más fácilmente de que no sos un asesino 😉 ) y también hay páginas y aplicaciones para compartir coche que son muy eficaces. Y para desplazarse por las urbes, nada más sano que caminar.

Viaje Santiago

Pausa clásica para descansar, contemplar y comer.

Comer es una de las cosas por las que siempre se termina pagando (se puede dormir en un cajero o peregrinar a pie, pero el estómago necesita gasolina). Suponiendo que se hizo Couchsurfing, es obvio que comprar en el supermercado y cocinarse en casa es la opción más económica. No obstante comer en la calle puede salir menos caro de lo que parece. La comida turca, Kebab, dürum… suele ser barata y contundente. Hay una gran variedad de comida rápida por Europa y a mejor precio que en América latina.