Viajando por un Sueño

CopaAirlines la compañía que no va

El sábado 10 de Marzo salíamos de Buenos Aires a Bogotá, Colombia. Nuestro pasaje de avión lo habíamos comprado con CopaAirlines. 

Primero fue Bogotá – Buenos Aires. En ese trayecto no tuvimos ni un solo problema. Todo el show empezó volviendo a Colombia, en el aeropuerto internacional de Buenos Aires, Argentina.

La estafa de CopaAirlines

Llegando al aeropuerto

Antes de llegar al aeropuerto el universo nos quería decir algo, o así lo intuía yo. El coche de un amigo que nos lo prestaba para ir al aeropuerto justo ese día no arrancaba… El tiempo nos apretaba. Nuestra amiga apretaba el acelerador una vez que conseguimos arrancar el coche.

Llegamos con 2 horas y 40 minutos de anticipación. Íbamos perfectos. Yo lloraba. Las despedidas son eso para mí…

Hacíamos la fila cuando de repente nos llaman, era nuestro turno.

Nuestro turno en CopaAirlines

Enseñamos los pasaportes, y nos dicen – ok, van a Bogotá, Colombia y después? . Yo pensé, ay ya no me acordaba de estas preguntas, tu itinerario blablabla…protocolo de todas las aduanas… Le explicamos que somos viajeros y que bueno estamos viajando por todo el continente, que íbamos a recorrer el caribe colombiano que es la última parte de Sudamérica que nos queda por conocer y de ahí iríamos a Panamá. Hasta ahí todo bien. Incluso se me habían escapado algunas sonrisas.

En ese momento la chica, bastante cordial, nos pregunta por nuestra salida de Colombia. Nosotros fue tipo:



Qué salida, nosotros vamos a salir o por tierra o por mar o por avión pero cuando creamos dentro de nuestros 90 días. Nos dice que sin una constancia de salida de Colombia no nos puede dejar embarcar.

Juan y yo nos miramos…

Juan le explica la situación, le mostramos que ya habíamos entrado varias veces a Colombia sin ese requisito, y migraciones es igual para mar, tierra o aire. Ya habían pasado 10 minutos, no había cambiado nada más que además de estar hablando con la chica cordial vino el supervisor de CopaAirlines del turno de mañana y muy vehemente nos dijo que teníamos que comprar un pasaje de salida de Colombia en 10 minutos porque sino no nos dejaba embarcar y nos quedábamos ahí.

Welcome to the mierda

A todo esto les habíamos enseñado una reserva (que habíamos hecho en el momento) con una salida de Colombia, la cual no la aceptaron y se negaron a verla. Nuestro «amigo» el supervisor nos empezó a hablar con malos términos y nos retiró a un lado. Y nos avisó: «O presentan una compra hecha o no les dejamos embarcar. Pueden comprar con nosotros un pasaje sino se quieren quedar en tierra».

En ese momento, le pedimos hablar con Migraciones de Colombia. El supervisor nos dice que no podemos, que ellos hablan con migraciones… raro…

Obviamente no queríamos comprarles a ellos mismos un pasaje, pero no teníamos tiempo. Preguntamos el precio.

El más barato nos dicen que es solo ida a ¡300 dólares cada uno! Ni en pedoooooooooo (como dicen en Argentina), no podíamos, no teníamos ese dinero para pagar eso para salir de Bogotá a Panamá.

Por suerte nuestros amigos de Trayectorias en Viaje nos pudieron comprar un pasaje económico de salida. Gracias a ellos y a todos nuestros amigos que buscaron vuelos para ayudarnos a pasar ese mal trago y poder embarcar. Sin ellos capaz estaríamos escribiendo lo mismo pero desde Buenos Aires habiendo perdido un vuelo…

Que no te engañe CopaAirlines ni nadie

Imagínate cómo estábamos. Yo histérica, llorando por la despedida y como no, por la compra del pasaje en 10 minutos. Suplicándole al del check-in que no cerrara, que Camu y Marian ya estaban comprando el pasaje.

Le enseño un pantallazo de pantalla de mi teléfono, me dice que necesita ver la confirmación… Con lágrimas en los ojos le pido por favor que no cierre, que solo me tiene que llegar el email con la confirmación.

En 3 minutos me llega el email. Se lo mostramos. Nos hacen el check-in. Rompo en llanto. No hay tiempo, la puerta de embarque se supone que ya está abierta y nos falta pasar por el control de aduana.

Una vez que llegamos a Bogotá, Colombia, cansados, sin haber dormido casi más de 48 horas, decidimos empezar a reclamar y averiguar todo bien.

Informándonos y realizando quejas

Primero hablamos con el personal de la aduana de Bogotá, el cual nunca nos preguntó por una salida del país.

Después por las dudas, fuimos a hablar con Migraciones, situado en el mismo aeropuerto para que nos explicaran la realidad de la ley. Ahí es cuando nos explican algo que ya sabíamos. La ley de migraciones de Colombia no te exige un pasaje de salida, pero, siempre hay un pero en los aeropuertos… Migración con IATA (una gente muy poderosa estos de la asociación internacional de transportes aéreos), tienen un convenio para ganar más dinero donde crearon una ley que indica que se debe tener una salida del país. El mismo personal de Migraciones nos comenta que CopaAirlines estaba en la obligación de aceptar nuestra reserva (sí, esa que habíamos podido hacer en el momento y la cual no quisieron ni mirarla). Y que es un abuso habernos obligado a comprar un pasaje para embarcar.

Con esta aclaración, nos enviaron a hacer la reclamación por este incidente a Aéreo civil, también en el aeropuerto. Fuimos y nos explicaron cómo hacer la reclamación por internet…

Hicimos la reclamación, a ellos a copa y ahora queremos que todo el mundo sepa que ante un abuso de este tipo por las compañías aéreas, en este caso con CopaAirlines, uno debe luchar por lo suyo y debe informar al resto de lo que están haciendo, para que no te pase a ti por desprevenida.

Lo que quieren esta gente es que compres un pasaje desesperada en ese momento, y con ellos… No lo permitamos.

 

Suscríbete a Viajando
Y llévate de regalo 14 trucos para saber cómo comprar vuelos online baratos

Todo lo que tienes que saber para comprar vuelos online sin caer en estafas y perder el tiempo. Ahorra tu dinero en el vuelo y gastatelo en el destino.

100% libre de SPAM

Salir de la versión móvil