Viajando por un Sueño

La menstruación en el viaje.

La menstruación, la regla, el período,  esos días… Como quieras llamarla, la tenemos todas las mujeres del mundo, obvio, ¿no?.

Bueno, pues cuando salimos a recorrer el mundo nos entran mil dudas sobre este tema que pareciera tabú entre las viajeras.

En este post vamos a dejar ese tabú a un lado y te voy a explicar mis experiencias, preocupaciones y soluciones. ¿Vamos? ¡Vamos, que menstruar menstruamos todas!

Dudas previas de la menstruación  viajando.

 

Tienes todo listo, mochila, ropa, bolsa de dormir… Pero… ¡Ja! De golpe te entra la duda…

 

¿Y cuando vaya a menstruar?

¿Me llevo compresas/toallas y/o tampones de casa por si a caso?

¿Podré comprar en cualquier lugar toallitas/compresas o tampones?

¿Y si me paso a la copa?

¿Me llevo… Cuántas de repuesto?

¿Y cuando menstrue como voy a hacer para viajar?

 

Y podríamos seguir la lista con mil paranoias más.

Pero ojo, estas dudas son totalmente normales y después de conseguir hablar sobre este tema con varias viajeras me he dado cuenta que todas nos hemos hecho estas preguntas antes de empezar un viaje,ya sea de un mes o de vida y que en internet casi nadie habla del tema LA MENSTRUACIÓN VIAJANDO, que parece un monstruo… Me viene la menstruación… Pero es algo tan natural que queremos con este artículo darle el lugar que se merece en una web de viajes.

 

Mi experiencia con la menstruación viajando.

Os voy a contar mi experiencia con la regla viajando para que os riais un poco y se os quiten esas dudas.

Situémonos.

Nuestro primer viaje largo fue al sudeste asiático. Como siempre, una vez metido todo en la mochila de sólo 10 kg recordé que iba a estar fuera más tiempo de lo que puede durar una caja de tampones o compresas… Casi entro en pánico. La mochila estaba a full, no tenía espacio para 6 cajas de tampones y 6 cajas de compresas, una para cada mes que iba a estar fuera. Siempre muy precavida una ante estas situaciones.

Hablé con Juan.

Como buen estereotipo masculino, me dijo; – Exageras preocupándote tanto.

Ok. Obviamente su respuesta me entró por un oído y me salió por el otro. No me valía.

Busqué en internet.

¿En la India iba a poder comprar compresas y tampones? ¿Y en Myanmar, es un país con un gobierno militar cerrado, encontraré compresas por lo menos? Y así me iban surgiendo preguntas y preguntas sobre si iba o no poder conseguir las malditas compresas o tampones en cada país que iba a recorrer.

Solución.

Decidí llevarme el cargamento de casa. Cambié un pantalón y dos camisetas por 4 cajas de compresas y 3 de tampones, más vale que sobren que no que falten, pensaba yo.

Era para reírse verme intentando meter esa bolsa llena de tampones y compresas en la mochila. La metí. Viajamos y no me preocupé mucho sobre la menstruación viajando. Iba súper preparada.

Aprendizaje.

Conocí a varias chicas en el viaje que como yo iba a viajar más y ellas ya se volvían a casa me regalaron sus compresas o tampones (sin usar, obvio). Genial, más vale prevenir que curar…

 

¿Curar el qué? Me pregunté… Todas las mujeres del mundo entero van, han o están menstruando.

 

El país debe contemplar eso, las mujeres de cada lugar tendrán algún método… Si hay pañales sintéticos en todo el mundo, hasta en muchas tribus amazónicas, no va a haber compresas, como mínimo, en todos esos países asiáticos que íbamos a recorrer?

 

Me sentí una idiota. Yo cargaba con un peso innecesario porque en cualquier supermercado, quiosko, tiendecita, vi y comprobé que ¡¡vendían compresas e incluso tampones!! Estos últimos a veces algo más caros pero totalmente accesibles.

 

Yo llevaba un regimiento de compresas y tampones para el viaje por las dudas… Y por las dudas también, las mujeres asiáticas venden en sus tiendas esos mismos productos, a veces mejores otras peores y hasta de mejor precio.

 

¡Hola mundo, aquí Carol la pava exagerada en persona!

¡Esa soy yo!

Sabes qué me pasó al final? Llevaba tanto material que volví a casa con compresas y tampones. No exagero en la historia, exageré con tantas compresas… Pero he aprendido la lección.

 

Recomendaciones en el momento de la menstruación viajando.

Primero;

Lleva siempre compresas y/o tampones de emergencia. Sólo de emergencia. Recuerda que vas a poder comprar en cualquier lugar del mundo compresas y tampones.

Yo llevo 3-4 compresas y la misma cantidad en tampones. Ese es mi equipo de emergencia, por si se me adelanta la menstruación viajando, por si no consigo comprar con facilidad (un pueblo perdido, estoy en la cima de una montaña o en una playa desierta) y para ser precavida pero sin exagerar.

Esa cantidad cuando la uso la repongo y compro lo necesario cada vez que lo necesito.

Segundo;

Recomiendo llevar toallitas húmedas, de bebé o de higiene íntima porque no siempre una sabe cómo va a estar de limpio el baño… Además son muy útiles para asearte a falta de ducha. Sí, nosotros somos muy fans de ellas.

Tercero;

Los dolores, si es que tienes dolores premenstruales o menstruales (sino los tienes siéntete como una diosa genia mundial, las demás te envidiamos), para las demás condenadas como yo, siento decírtelo, pero no desaparecen. Para mí el primer día es el peor e intento no hacer largos viajes a dedo/bus/tren, me baja mucha cantidad y necesito ir al baño con frecuencia. No siempre puedo depender de mi menstruación viajando así que tampoco dejo que me condicione mucho y si tengo que viajar y no podré usar tantas veces como quisiera un baño, uso compresa de esas nocturnas (que parecen pañales, sí esas) y un tampón ultra súper. Con eso voy bien. Para los dolores… si son fuertes me tomo un Ibuprofeno y si puedo me hago un té de camomila el día antes que relaja.

Por último, pero lo más importante, no dejes que nada condicione tus decisiones. Ni la menstruación ni lo que opinen los demás de cómo tú misma llevas ese momento del mes en tu vida. Sé libre, haz lo que creas que va a ser mejor para ti en ese momento y disfruta que la menstruación no te va a joder un viaje y las paranoias son eso paranoias. Al fin y a cabo, todas menstruamos.

 

Momentos de viaje con la menstruación.

Como en cualquier menstruación te puedes sentir sucia, que hueles mal o simplemente fastidiosa. No cambia, generalmente, nada en la menstruación típica de cada mujer. Lo máximo es que por el estrés se adelante o atrase (cada vez que empiezo un viaje largo se me retrasa), controlarlo no está de más , pero es normal.

En un viaje largo como el nuestro, vida en viaje o viaje de vida, a veces intentamos cuadrar las fechas para que cuando tenga la regla pueda estar cómoda, tener un buen baño y una cama más o menos decente. Aún así no dejo que nos condicione demasiado. He tenido la regla viajando a dedo, tren, bus, avión, barco e incluso lanchita.

He manchado el pantalón yendo en bici y menstruando … no he querido salir de la cama por el dolor de riñones y el humor varía aún más si cabe.

Peroooooo, todo eso me pasaría igual si estuviera en casa y trabajando. De hecho, sólo algunos países asiáticos (fíjate tú qué cosa), dan un permiso de baja a la mujer en el trabajo ya que entienden que SPM (síndrome pre menstrual) o los dolores menstruales son motivos suficientes y dolorosos para quedarse en casa. Así que puestas a menstruar en el trabajo hagámoslo viajando 🙂

 

Otros métodos, otros tips para la regla.

Muchas mujeres nos hemos planteado dejar las compresas y los tampones y pasarnos a la cada día más famosa copa.

 

La copa menstrual:

La famosa copa menstrual… Seguro que muchas habréis oído hablar de ella, pero para las que no o las que aún no lo tienen claro les resumo brevemente lo que es.

La copa menstrual, es un recipiente con forma de copa (dada la redundancia) hecha de silicona médica. Se utiliza como método alternativo a las toallitas/compresas y tampones.

Hará dos años muchas mujeres empezaron a usarla con más asiduidad. Y fue como el boom de las copas menstruales aunque este tipo de vasos han existido desde 1930.

 

Cómo se usa;

Se introduce en el interior de la vagina (igual que un tampón) durante la menstruación. La copa se debe doblar ligeramente para poder introducirla.

Ésta, se adapta a las paredes vaginales en todo momento independientemente del movimiento que hagamos, y recoge todo el flujo en el interior de la copa. Tiene un uso ilimitado, ya que la puedes quitar y poner tantas veces como quieras. Se utiliza diariamente durante todo el ciclo menstrual, día y noche.

Cada ciertas horas, dicen que puede durar incluso 12 horas (pero todo depende del flujo), hay que vaciarla. Vas al baño y pellizcas la copa para que pueda salir sin dificultad de la vagina y la vacías de sangre menstrual. La enjuagas con agua y ya te la puedes volver a poner.

Al finalizar el ciclo menstrual, tan solo la esterilizas con agua hirviendo y la guardas en su bolsita hasta la siguiente menstruación.

 

Ventajas y desventajas:

He buscado por internet las ventajas y las desventajas de la famosa copa, y la verdad es que en la nube he podido encontrar más experiencias buenas que no malas… aunque la mala me hizo reír mucho y me dio qué pensar sobre todos los beneficios de esta copa.

Ventajas;

 

** Os dejo un link que me pareció bastante ilustrativo para saber cómo ponerla y cómo quitarla, con fotos y videos aquí

 

Desventajas;

foto de http://treintay.com/desventajas-de-la-copa-menstrual-menuda-mierda-de-invento/

 

Descubrí las desventajas de la copa menstrual leyendo a una de mis bloggers favoritas les dejo su artículo aquí que fue muy criticado y del cual saqué las desventajas de la copa menstrual, eso sí me reí muchísimo y me pareció buena idea dejar los dos puntos de vista en el artículo de hoy.

 

Conclusión.

En definitiva, mi conclusión es que toda las mujeres del mundo tienen la regla, y que en cualquier país que vayas vas a poder conseguir lo básico, toallas/compresas. Lo de la copa, a mí la verdad que no me motiva mucho, aunque conocí a varias viajeras que la usaban (pero no había leído las desventajas).

El desorden emocional y hormonal nunca lo vas a poder cambiar, así que no desesperes y busca tu momento. Que no quieres viajar en bus esos días, no lo hagas, o sí, que no te condene a hacer algo o no. Pero sobretodo, tranquila, es normal todo, y lo bueno es que cualquier mujer en el mundo te va a entender.

Por mi parte, yo ya no llevo mil millones de compresas o tampones, llevo los de reserva y cuando tengo la menstruación compro más. Y así en el último año de viaje no me ha ido mal. Lo de la copa lo probaré… algún día y os contaré de mi mano mi propia experiencia.

 

¡Hay que ser precavida sin exagerar!

Si te ha gustado el artículo, compártelo, escríbenos, déjanos un comentario, eso no sabes que subidón nos da 😛

¡¡Si has llegado a leer hasta aquí, gracias!!!! Y sino también, pero no lo vas a saber…

Algunas personas nos dijeron que nos querían ayudar y no sabían cómo

Así que decidimos crear una cuenta para eso:




Pensamos que los viajeros que recorren el mundo en furgoneta, combi, van… tienen mucha suerte ya que la gente les ayudan con muchas cosas; con comida, cosas para el vehículo, peajes…

Los que viajamos con nuestras piernitas no somos tan afortunados, así que no nos pareció mala idea abrir esa opción. Para los que quieran y puedan, si quieren ayudarnos con algo les dejamos aquí arriba el link de donación, a la voluntad.

Gracias 😛

Suscríbete a Viajando
Y llévate de regalo 14 trucos para saber cómo comprar vuelos online baratos

Todo lo que tienes que saber para comprar vuelos online sin caer en estafas y perder el tiempo. Ahorra tu dinero en el vuelo y gastatelo en el destino.

100% libre de SPAM

Salir de la versión móvil