A pocos kilómetros de El Calafate, podemos encontrarnos uno de los Glaciares más imponentes del hemisferio sur (sin contar la Antártida, obvio).

Pese a haber visto miles de fotos y oido historias sobre el Glaciar Perito Moreno (nombre dado en honor al perito Francisco Pascal Moreno), uno no está preparado para semejante magnitud de la naturaleza. Por la mañana nos pasaron a buscar los muchachos de Tolkeyen, puntuales como siempre. Subimos a un autobus muy cómodo y equipado. El guía, muy instruido y amable, nos fue explicando durante el trayecto la diversidad de flora y fuana de la region patagónica en la que estamos.

Lago Argentino

Panorámica del lago Argentino

La primera parada fue para contemplar el Lago Argentino y divisar el paisaje envuelto en montañas nevadas. Majestuoso.

El trayecto continuó atravesando la estepa patagónica hasta adentrarnos en los bosques de falsas hayas. Mientras el guía iba informándonos de todo cuanto nos rodeaba.

En menos de una hora hicimos la última parada antes de llegar, a 7 kilómetros se veía el lado sur del glaciar. Y eso prometía. Sacadas unas cuantas fotos, volvimos al bus para llegar a las pasarelas que te acercan al glaciar por diferentes tramos.

Glaciar Perito Moreno

Primer mirador del parque donde poder divisar la magnitud del glaciar

Calafate

Planta de la cual sale el fruto Calafate, de ahí el nombre de la ciudad

Es difícil poder explicar con palabras lo que uno siente al ver tanta inmensidad. Bloques de hielo milenarios con una extensión muchísimo mayor que una de las ciudades más pobladas del mundo. Y eso que solo vemos un pequeño fragmento. Diferentes tonalidades de azul y blanco.

Glaciar y sus azules

Diferentes tonalidades de azul.

Glaciar Perito Moreno

Panorámica del glaciar

Tratamos de alejarnos del griterío de los turistas para poder escuchar como caen los bloques de hielo y contemplar en silencio los inefables paisajes que en su todo forman una experiencia única.

Si bien los desprendimientos fueron pocos, fueron lo sufiente para sobrecogernos el corazón. Como si de un trueno se tratara, el sonido presagiaba la caída de enormes bloques de hielo al lago Argentino. Hasta el más ateo puede dudar.

Nosotros y la majestuosidad de fondo.

Nosotros y la majestuosidad de fondo.

Viento frío al acercarse más y más al glaciar, estremecía el alma.

Hipnotizados contemplamos durante horas la maravilla de la naturaleza.

Es muy difícil poder explicar lo que uno siente al ver los vastos campos de hielo que se pierden entre las montañas fundiendose con el cielo.

Glaciar Perito Moreno

Vista del glaciar con un primer plano de la planta nostro

Destino IMPERDIBLE!