Después de mimetizarnos cada día un poco más con Venezuela y los venezolanos, dejábamos atrás la sabana y Puerto Ordaz, que sería nuestro primer contacto con este país tan mediático, y estábamos decididos irnos directos al Caribe venezolano.