Hacer dedo es hermoso, divertido pero también puede convertirse en aburrido, frustrante y tedioso.

Cuando todo sale bien, levantas tu pulgar, pones tu mejor sonrisa y ¡zas! te levantan en menos de  minuto. Sí, eso pasa aunque no te o creas, es tan satisfactorio que no se puede describir con palabras la alegría y la sorpresa de ese hecho. Y si quien te levanta coincide con uno en el momento anímico, es decir, si quiero o tengo ganas de charlar mucho o poco, si tengo hambre o sed, si simplemente quiero escuchar música o tener una compañía silenciosa…

Pero cuando todo sale torcido… Hay que ser conscientes que puedes estar horas e incluso días haciendo dedo en un mismo punto. Sí, eso hay que tenerlo muy presente. Pero no hay que desesperarse.

En los momentos más largos de espera uno reflexiona, medita, cuenta los autos que pasaron o que no pasaron, cuenta las horas, los minutos, los segundos que está de pie o que nadie lo levantó … Pero incluso esos momentos, estando solo o acompañado salen juegos, risas y mil historias. Por ejemplo, cualquiera que haya hecho dedo sabrá lo que significa estas imágenes a las cuales un día cualquiera de ruta, nosotros les pusimos nombre:

El Tornaloco: 

No significa que lleva sólo a una persona, creemos entender que significa que están dando vueltas por ahí y que no van a salir del pueblo/ciudad

torna c

Con el dedo hacia arriba y moviéndolo en círculos

El Pistolero:

Creemos que tratan de indicar que no seguirán ruta, si no que se desviarán hacia un lado u otro… Aunque no sepan a donde va a ir uno.

pisto c.JPG

Como si disparase hacia algún lugar de la ruta que nunca es hacia adelante

El No lo sé: 

Suelen ser conductores con espacio en el vehículo pero con desconfianza, por lo cual se encogen de hombros y siguen su camino.

nolose j.JPG

Gesto difícil de interpretar entre la disculpa y el no lo sé

El No me mires: 

Clásico movimiento evasivo donde el conductor mira fijo hacia adelante o hacia su izquierda simulando no verte.

mire j.JPG

Con la mirada fija en el lado opuesto. Imposible el contacto visual

El Ok: 

Suele tratarse de un conductor humorista o despistado que te devuelve el pulgar hacia arriba con una sonrisa de oreja a oreja… Cruel.

ok j.JPG

Confunde la solicitud de dedo con la sentencia positiva

Estos fueron los más habituales, también están los que te saludan, los que se burlan, los mala onda (clásico fuck you)… y los que paran.
¡Sí, paró!
Cuando paran es genial, pero más genial es cuando van directos al destino que uno quiere, si no, bué… uno se sube igual, siempre y cuando adelantar unos kilómetros sirvan para avanzar y seguir estando en un lugar “bueno” o “mejor” para hacer dedo.

Al hacer dedo uno se encuentra con mil cosas, siempre hay que ser precavido con lo que se dice y se hace, y hacer caso siempre de la intuición y de esa primera sensación. La confianza es primordial para el que te levanta y para los que hacemos dedos, pero si no lo ves claro, bajate, no hay problema saber decir “hasta aquí” a tiempo.
Por nuestras experiencias, la gente que te levanta suele ser buena gente, gente que quiere hacer catarsis, gente religiosa, gente que simplemente quiere ayudar y no quiere ni hablar (hay momentos que este tipo de gente se agradece mucho), gente para todos los gustos.

Si te tienen que levantar, lo van a hacer, incluso si no estás haciendo dedo, incluso cuando los puteas y dan la vuelta para levantarte, incluso a los que no te levantan les genera algo el verte con el pulgar hacia arriba, así que no te angusties, no desesperes que alguien en algún momento te verá y decidirá parar.

Nosotros seguimos creyendo en la gente, nosotros seguimos creyendo en el pulgar hacia arriba con todo lo que significa.